~Roma ~

miércoles, mayo 30, 2007

~¡Llegan las Águilas! ¡Llegan las Águilas!~

Título: ~¡Llegan las Águilas! ¡Llegan las Águilas!~
Now listening: Lord of the Rings - Blind Guardian
Playing: n___n anything
Watching
: ... waiting for Lost, Heroes and House
Reading: El Hobbit - One Piece(tomo 27)



Se que es muy precipitado otra entrada, practicamente en el mismo día, pero tenía muchísimas ganas de poner esto, y además dado la pequeña cantidad de gente que se pasa por aquí, no se si será demaciado malo.
Esto es un fragmento del Retorno del Rey, lo que podría considerarse mi libro favorito. Me encanta emocionarmea puntos insospechados cada vez que releo estas páginas y entro a este maravilloso reino que Tolkien creó hace ya tanto tiempo, y esta es, la parte qe más aprecio

"Soplaba el viento, cantaban las trompetas, y las flechas gemían; y el sol que ahora subía hacia el sur estaba empañado por los vapores infectos de Mordor; brillaba remoto, tétrico y bermejo, como a la hora postrera de la tarde, o a la hora postrera de la luz del mundo. Y a través de la bruma cada vez más espesa llegaron con sus voces frías los Nazgül, gritando palabras de muerte Y entonces la última esperanza se desvaneció.
Cuando oyó a Gandalf rechazar las condiciones del emisario, condenando a Frodo al tormento de la Torre, Pippin se dobló hacia delante, aplastado por el horror; pero había logrado sobreponers y ahora estaba de pie junto a Beregond en la primera fila de Gondor, con los hombres de Imrahil. Pues pensaba que lo mejor sería morir cuanto antes y abandonar aquella amarga historia, ya que la ruina era total.
—Ojalá estuviera Merry aquí —se oyó decir, y se le cruzaron unos pensamientos rápidos, aun mientras miraba al enemigo que se precipitaba al ataque—. Bien, ahora al menos comprendo un poco mejor al pobre Denethor. Si hemos de morir ¿por qué no morir juntos, Merry y yo ? Sí, pero él no está aquí, y ojalá tenga entonces un fin más apacible. Pero ahora he de hacer lo que pueda.
Desenvainó la espada y miró las formas entrelazadas de rojo y oro, y los caracteres fluidos de la escritura númenóreana centellearon en la hoja como un fuego. «Fue forjada de propósito para un momento como éste», pensó. «Si pudiera herir con ella a ese emisario inmundo, al menos quedaríamos iguales, el viejo Merry y yo. Bueno, destruiré a unos cuantos de esa ralea maldita, antes del fin. ¡ Ojalá pueda ver por última vez la luz límpida del sol y la hierba verde!»
Y mientras pensaba esto, cayó sobre ellos el primer ataque. Impedidos por los pantanos que se extendían al pie de las colinas, los orcos se detuvieron y dispararon una lluvia de flechas sobre los defensores. Pero entre los orcos, a grandes trancos, rugiendo como bestias, llegó entonces una gran compañía de trolls de las montañas de Gorgoroth. Más altos y más corpulentos que los hombres, no llevaban otra vestimenta que una malla ceñida de escamas córneas, o quizás esto fuera la repulsiva piel natural de las criaturas; blandían escudos enormes, redondos y negros, y las manos nudosas empuñaban martillos pesados. Saltaron a los pantanos sin arredrarse y los vadearon, aullando y mugiendo mientras se acercaban. Como una tempestad se abalanzaron sobre los hombres de Gondor, golpeando cabezas y yelmos, brazos y escudos, como herreros que martillaran un hierro doblado al rojo. Junto a Pippin. Beregond los miraba aturdido y estupefacto, y cayó bajo los golpes; y el gran jefe de los trolls que lo había derribado se inclinó sobre él, extendiendo una garra ávida; pues esas criaturas horrendas tenían la costumbre de morder en el cuello a los vencidos.
Entonces Pippin lanzó una estocada hacia arriba, y la hoja del Oesternesse atravesó la membrana coriácea y penetró en los órganos; y la sangre negra manó a borbotones. El troll se tambaleó, y se desplomó como una roca despeñada, sepultando a los que estaban abajo. Una negrura y un hedor y un dolor opresivo asaltaron a Pippin, y la mente se le hundió en las tinieblas.
«Bueno, esto termina como yo esperaba», oyó que decía el pensamiento ya a punto de extinguirse; y hasta le pareció que se reía un poco antes de hundirse en la nada, como si le alegrase liberarse por fin de tantas dudas y preocupaciones y miedos. Y aún mientras se alejaba volando hacia el olvido, oyó voces, gritos, que parecían venir de un mundo olvidado y remoto.
— ¡Llegan las Águilas! ¡Llegan las Águilas!
El pensamiento de Pippin flotó un instante todavía.
—¡Bilbo! —dijo—. ¡Pero no! Eso ocurría en la historia de él, hace mucho, mucho tiempo. Esta es mi historia, y ya se acaba. ¡Adiós! —Y el pensamiento del hobbit huyó a lo lejos, y sus ojos ya no vieron más."


Quiero formar parte de esa historia sin tiempo...

6 comentarios:

Lord Balin dijo...

Grandísima entrada!! O___O. Y veo que has actualizado mucho estos días ^^. Me seguiré pasando por aquí siempre que pueda, y lo sabe, Lady Tuk ^^.

Saludos del Rey Bajo la Montaña!

NatyTuk dijo...

Graicas!! ^///////////^... Yaay!! Sabía que muy pocos entenderían el valor de esta entrada, y me alegra que tu seas uno!!! Me emociono tanto leyendo ese fragmento.. y mas aún me emociono leyendo tu post!!! Gracias por pasarte!! oh Gran Rey!!!!

Lord Balin dijo...

Mi texto favorito (de mis favoritos) ya lo he posteado, el de Aulë ^^. Me alegra que halla gente que reconozca que ESDLA es mucho mejor que Star Wars ¬¬. Sigue con estos relatos de ESDLA ya!!!! yo también pondré mas ^^

Saludos del Bajo la Montaña!

Camusa dijo...

¡¡LLEGAN LAS AGUILAS!! *señala* xDD

Lady_Elyon dijo...

Oh Dios que entrada más preciosaaaaaaa!!!

A mi Star Wars no me gusta... (blasfemiaa)

NatyTuk dijo...

WAaa.. Acis!!! n___n yo no.. n///////n ví Star Wars..XDDD solo las nuevas... pero quiero ver las otras, algún día podré..

Besitos